Te has suscrito correctamente a Las Crónicas de Fateuser
¡Excelente! A continuación, complete el pago para obtener acceso completo a Las Crónicas de Fateuser
¡Dar una buena acogida! Has iniciado sesión correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.
¡Éxito! Su información de facturación se actualiza.
La actualización de la información de facturación ha fallado.

Los Pirineos y yo: Una historia de amor.

Pau Mateo
Pau Mateo

mountains

 

No se que será que tienen los Pirineos pero estoy enamorada. Sí, de verdad. Me gustan mucho las montañas (soy de esos de los que si das a elegir entre mar y montaña elijo ambos) tanto en invierno como en verano. Joder, esto parece una redacción del colegio.

 

Yo creo que lo que más me atrae es la libertad que desprenden. La frescura. La sensación de ser tan pequeño ante algo tan grande. Y lo bueno que tienen es que son dos caras  (no, no las caras de la montaña gallofas…) la montaña es completamente diferente en invierno y en verano. Bueno, si es un glaciar tanto en invierno como en verano habrá nieve, por lo que el cambio será muy reducido.

Voy a los pirineos cada año desde que tengo 7. Y ahora tengo unos cuantos más. No te lo voy a decir. Vente aquí y calcúlalo.

Que altas son las montañas. Hay que ver. Y además están hechas de rocas. Y nieve. Y árboles. Y criaturas obra del señor habitando sus cumbres y laderas.

¿Qué pensaría Sauron de los pirineos? ¿Les echaría el ojo?

 

 

españaEuropepequeños relatos

Pau Mateo

Médico veinti-algo-añero con una pasión por la fotografía y la aventura que es fácilmente contagiable.