ÍNDICE DE CONTENIDOS

Hace unos días tuve la «suerte» de conocer a esta fantástica mujer. Además de faltarle varios dientes olía a mierda pura. Literalmente. Y nuestra conversación con ella pasó de, os odio por ser indios (no había ningún indio con nosotros) a os quiero por ser indios. Cosas que realmente nunca entenderé.