ÍNDICE DE CONTENIDOS

La frustración que se siente al estudiar durante horas y no memorizar casi nada es demasiado grande. Si te sirve de consuelo, no eres el único; pero afortunadamente, existe un método efectivo con el que podrás aprender hasta los conceptos más difíciles. Conócelo a continuación y prepárate para obtener los mejores resultados.

¡No más pérdida de tiempo! Aprende con el Método de Feynman

Hay días donde la capacidad de retención parece haber desaparecido y por más que hagamos nuestro mayor esfuerzo por concentrarnos, resulta imposible memorizar o aprender algunas cosas.

Por eso, el método que estás a punto de conocer es una herramienta que te ayudará a memorizar todos esos conceptos que tu cerebro se niega a procesar.

Se trata de una técnica de estudio desarrollada por el famoso físico estadounidense Richard Feynman para mejorar la retención y memorización de la información, sin importar la temática o su grado de dificultad.

Y es que durante su experiencia como profesor, Feynman explicaba a sus alumnos teorías complejas con un lenguaje sencillo y al ver que estos lograban memorizar y aprender exitosamente, decidió desarrollar su propia técnica de estudio, la cual se conoce actualmente como el Método de Feynman.

Este sencillo pero eficaz método está compuesto por 4 pasos que, si sigues correctamente, te ayudarán a aprender cualquier tema por muy complicado que sea. Así que a continuación te explicamos en que consiste cada uno y como debes realizarlos.

Paso 1: Selecciona el concepto o tema a estudiar

Este paso es muy sencillo; solo debes tomar una hoja de papel y escribir en la parte superior a manera de título, el nombre del concepto o temática que deseas aprender. Esto hará que tu cerebro se active y vaya creando una estructura ordenada para procesar mejor toda la información.

Es recomendable realizar este paso utilizando una hoja de verdad y no el móvil, ordenador o tablet, ya que hay estudios que demuestran que el cerebro memoriza mejor aquello que está escrito en un papel.

Paso 2: Desarrolla el tema

¡No te asustes! Si bien es cierto que estás empleando este método porque te cuesta aprender algo, eso no quiere decir que no tengas siquiera una noción.

Entonces, en base a ese conocimiento que posees, escribe una explicación del concepto o tema debajo del título plasmado en el paso anterior utilizando un lenguaje sencillo. Escribe toda la información que recuerdes y luego explícalo en voz alta como si le estuvieses hablando a alguien que no tiene ni idea del tema. Esto te permitirá saber cuáles partes dominas y cuáles no.

Paso 3: Completa la información faltante

Revisa y lee todo nuevamente, sobre todo donde sabes que presentas debilidades. Luego toma el papel y competa la información agregando lo que consideres necesario para comprender mejor el tema. Puedes usar toda la información que creas conveniente. Este paso es muy importante para tener éxito.

Paso 4: Reescribe y explica el tema

Este último paso te dirá si has aprendido o no lo que querías. Toma la hoja, lee, corrige y reescribe. Luego debes explicar nuevamente el tema en voz alta utilizando un lenguaje sencillo y expresando las ideas lo más simplificadas posible.

Tal vez pienses que este paso es una repetición del segundo, pero recuerda que en aquel momento no conocías tanto el tema como ahora.

¿Qué pasa si no aprendí bien el tema?

Si al finalizar el método sientes que no memorizas o dominas por completo el tema, debes repetir los 4 pasos las veces que sea necesario hasta que aprendas. La práctica hará que profundices los conceptos cada vez mejor.

Ponlo en práctica. Te aseguramos que se convertirá en tu técnica de estudio favorita.